Cuanto cuesta estudiar geologia en colombia

Requisitos de geología de la Ubc

Explora la cautivadora historia de la Tierra para predecir y proteger su futuro. Desde el cambio climático hasta las catástrofes globales, aborda algunos de los retos medioambientales más apremiantes del mundo y gradúate con un conjunto de habilidades transferibles para acceder a una amplia gama de carreras.

La geología es la ciencia que investiga cómo se formó la Tierra, cómo surgió y evolucionó la vida, por qué la Tierra tiene el aspecto actual, qué recursos contiene y cómo podemos encontrarlos. Esta disciplina se nutre de los conocimientos de muchos aspectos diferentes de la ciencia, como la química, la biología y la física, así como de otras materias como la geografía y las ciencias ambientales. La sociedad moderna se basa en el trabajo de los geólogos en la búsqueda de recursos naturales para obtener energía y materiales para la vida contemporánea. Es probable que los geólogos tengan una gran demanda en los próximos años debido a la continua evolución de las sociedades modernas.

La Licenciatura en Geología es un curso aplicado que examina la Tierra, su estructura, formación, composición, historia, procesos, peligros y materiales. Este curso abarca una serie de temas que pueden incluir el estudio de las rocas, los minerales y los fósiles y los procesos geológicos. Además, una serie de módulos opcionales le permitirán adaptar su titulación a sus intereses y aspiraciones profesionales. Nuestros cursos están fuertemente alineados con el papel de la geociencia en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Requisitos de la especialidad de geología

Las esmeraldas son piedras preciosas de color verde que se extraen en diversos entornos geológicos. Son minerales del grupo de los silicatos del berilo. Desde hace más de 4.000 años, las esmeraldas se encuentran entre las joyas más valiosas. Colombia, situada en el norte de Sudamérica, es el país que extrae y produce más esmeraldas para el mercado mundial, así como las más deseadas. Se calcula que Colombia representa entre el 70 y el 90% del mercado mundial de esmeraldas[1] Mientras que las esmeraldas de calidad comercial son bastante abundantes, las esmeraldas de calidad fina y extrafina son extremadamente raras. Las esmeraldas colombianas de más de 50 quilates pueden costar mucho más que los diamantes del mismo tamaño[cita requerida].

Aunque el comercio de esmeraldas colombianas tiene una rica historia que se remonta a la época precolombina, el aumento de la demanda mundial de la industria de las piedras preciosas a principios del siglo XX ha hecho que los precios de las esmeraldas casi se dupliquen en el mercado mundial. Hasta 2016, el comercio de esmeraldas en Colombia estuvo en el centro del conflicto civil que azota al país desde la década de 1950[3].

Programas de geología

Como tal, la oceanografía geológica es directamente relevante para el desarrollo tanto de la industria petrolera en alta mar como de las energías renovables marinas, así como para la identificación de los climas pasados y la predicción del clima futuro, abordando cuestiones como el aumento del nivel del mar y el retroceso de las capas de hielo.

La oceanografía geológica se centra en el estudio de los sedimentos marinos en el contexto de la ciencia del sistema terrestre. Se ocupa de los procesos sedimentarios (el origen, el transporte y la deposición de partículas en el medio marino), y de los sedimentos y rocas marinas, en particular los formados en los últimos 2 millones de años, pero también más atrás en el tiempo. Hace hincapié en la adquisición de habilidades y conocimientos de relevancia directa para la industria de los hidrocarburos y los estudios en alta mar.

Los oceanógrafos geológicos deben abordar cuestiones como la investigación de emplazamientos en alta mar relacionados con las infraestructuras de energías renovables y la exploración de petróleo y gas, el cambio climático y del nivel del mar, y la erosión costera. Se trata de áreas de desarrollo desafiantes y boyantes; actualmente hay un déficit de personas debidamente cualificadas para estas funciones. Al graduarse, no sólo tendrá un profundo conocimiento del «sistema terrestre», sino que también tendrá una amplia gama de habilidades prácticas en sedimentología, geofísica y geotecnia. Las capacidades de integración de datos en estas disciplinas son escasas en la industria de alta mar, pero los empleadores reconocen su gran valor.

Cursos de geología

Introducción En clave de humor, Richard J. Roberts -Premio Nobel de Fisiología/Medicina- expuso diez sencillas reglas para ganar un Premio Nobel y formar parte de la élite científica mundial (GSE) [1]. Entre estas reglas se encontraban las siguientes: trabajar en el laboratorio de un anterior Premio Nobel; intentar trabajar en el laboratorio de un futuro Premio Nobel; o elegir cuidadosamente a su familia (es decir, a los Premios Nobel). Para países en vías de desarrollo como Colombia, ninguna de esas reglas es sencilla teniendo en cuenta la nula población de premios Nobel de ciencias que actualmente enseñan/investigan en una universidad nacional.

Este estudio se centra en Colombia, que se encuentra entre los cinco primeros países de América Latina en cuanto a producción documental total y entre los cincuenta primeros en cuanto a citas totales a nivel mundial 1996-2019 [41]. La inversión nacional de Colombia en actividades de ciencia, tecnología e innovación es apenas el 0,8% del PIB (producto interno bruto) (2015-2020) [42]. Asimismo, la inversión del país en I+D (investigación y desarrollo) aún no ha superado el 0,4% del PIB (2015-2020), lo que está por debajo del promedio latinoamericano del 0,7% (2013) [42, 43]. La región latinoamericana también está por debajo del promedio mundial de 2,2% en inversión en I+D (2018) [44]. En cuanto a la mano de obra científica, Colombia cuenta con 58 investigadores por millón de habitantes (hombres: 65%; mujeres: 35%), frente a los 260 de México (hombres: 67%; mujeres: 33%) o los 1.206 de Argentina (hombres: 47%; mujeres: 53%) [43]. En el otro extremo del espectro, es decir, en los países de renta alta, Dinamarca tiene 7.310 investigadores por millón de habitantes (hombres: 65%; mujeres: 35%) y Finlandia 7.009 (hombres: 68%; mujeres: 32%) [43]. Esta disparidad es aún más llamativa si se considera en el contexto de los Premios Noble de Colombia, objeto de este estudio.